PREBIÓTICOS


Gracias a la investigación metodológica y fundamental de los microbiólogos, recientemente se ha logrado un inmenso progreso en nuestra comprensión del microbiota intestinal. Se han realizado una gran cantidad de estudios de intervención humana que han demostrado que el consumo dietético de ciertos productos alimenticios puede dar lugar a cambios estadísticamente significativos en la composición del microbiota intestinal de acuerdo con el concepto prebiótico. Por lo tanto, el efecto prebiótico es ahora un hecho científico bien establecido. Cuantos más datos se acumulen, más se reconocerá que tales cambios en la composición del microbiota, especialmente el aumento de las bifidobacterias, pueden considerarse como un marcador de la salud intestinal.

¿QUÉ SON LOS PREBIÓTICOS?

Antes que nada, debemos saber que la pared del intestino está formada por el microbiota o, dicho de otra manera, por la flora microbiana. Esta flora la conforman numerosos microorganismos y bacterias que se ocupan de mantener el intestino fuerte y en forma. La alimentación, algunos medicamentos y el estrés pueden afectar al equilibrio de estas bacterias en nuestro sistema digestivo. Gracias a los alimentos prebióticos y probióticos podemos mantener una microbiota sano.

Las poblaciones predominantes más importantes se encuentran en el colon, donde existe una verdadera simbiosis con el huésped (bacterias) que es clave para el bienestar y la salud. Para tal microbiota, la 'normobiosis' caracteriza una composición del 'ecosistema' intestinal en el que los microorganismos con beneficios potenciales para la salud predominan en número sobre los potencialmente dañinos.

Los prebióticos son un tipo de hidratos de carbono (almidón resistente, polisacáridos no almidonados, celulosas, hemicelulosas, pectinas, gomas y mucílagos) o fibras especiales (oligosacáridos tales como los fructooligosacáridos ), funcionales que actúan como alimento de la flora microbiana. Nuestro cuerpo no es capaz de digerirlos.

SU FUNCIÓN

Los prebióticos curiosamente provocan un efecto muy beneficioso sobre el intestino: hacen que las bacterias y los microorganismos que están en el intestino crezcan y estimulan su actividad, modificando su composición y actividad, logrando una mejora en la salud y el bienestar del huésped. Pero esta no es su única función. También ayudan a producir ácidos grasos de cadena corta, fuente de energía para las células y evitan el aumento de bacterias patógenas.

Los prebióticos son capaces de enriquecer el microbiota intestinal con cepas de bacterias pertenecientes a los géneros Lactobacillus y Bifidobacterium.

BENEFICIOS DE LOS ALIMENTOS PREBIÓTICOS:

- Reduce el riesgo de gastroenteritis e infecciones.

- Reduce la incidencia de síntomas alérgicos como el eccema atópico.

- En mujeres posmenopáusicas, para aumentar la absorción de Calcio (Ca) , así como la acumulación de Calcio (Ca) ósea y la densidad mineral ósea.

- Regulan el tránsito intestinal.

- Reducen el riesgo de enfermedades intestinales y cáncer de colon.

- Ayudan a sintetizar las vitaminas.

- Alivian la flatulencia.

- Regulan la saciedad y el aumento de peso corporal.

Los cambios en la composición de la microbiota intestinal se consideran clásicamente como uno de los muchos factores involucrados en la patogénesis de la enfermedad inflamatoria intestinal o del síndrome del intestino irritable.

PARA QUE UN ALIMENTO SE CONSIDERE PREBIÓTICO TIENE QUE CUMPLIR CIERTAS CARACTERÍSTICAS

· Ser resistentes a la acidez gástrica, no ser hidrolizados por las enzimas gastrointestinales.

· No ser absorbidos en el tracto gastrointestinal.

· Estimular selectivamente una o un número limitado de cepas de bacterias beneficiosas.

· Alterar la composición y actividad de la microbiota intestinal.

· Mejorar la inmunidad local o sistémica frente a la invasión de patógenos.

· Debe experimentar una fermentación bacteriana al llegar al colon.

Aquellos microorganismos intestinales que contribuyen a la salud y bienestar se denominan probióticos. Es así que los prebióticos estimulan a los probióticos y estos confieren beneficios a la salud del hospedador.

En general los prebióticos son hidratos de carbono, sin embargo existen recientes evidencias de que ciertos polifenoles podrían poseer características de prebióticos.

Por último y no menos importante, evita las situaciones de estrés y la comida rica en azúcares y grasas.

ALIMENTOS CON PREBIÓTICOS

Hay alimentos con prebióticos en su estado natural como:

· Las alcachofas, achicoria y plátano, contienen inulina, un prebiótico natural.

· Legumbres, patata y boniato: poseen rafinosa y estaquiosa.

· Ajo, cebolla y puerro: poseen derivados de inulina y fructooligosacáridos.

· Trigo, avena y cebada: poseen inulina.

· Espárrago: posee fructooligosacáridos.

No es necesario recurrir a productos costosos por estar enriquecidos con prebióticos, sino que en alimentos naturales como los nombrados podemos encontrar estas sustancias beneficiosas de manera natural.


20 vistas
 

Calle del Gral Oraá, 44, 28006 Madrid, Spain

©2020 por Diestética.