¿Realmente funcionan las cremas reductoras y anticelulíticas? Si y No!....


Para entender por qué unas cremas si funciona y otras no, primero debemos de saber qué es la piel.


Piel: El órgano más extenso del organismo. Es nuestro primer escudo protector frente al exterior.


Supone hasta el 10-15% del peso corporal. Algunas de sus células ya forman parte del sistema inmune.


Nuestra piel tiene varias funciones, pero una sus principales es la de protección. Que es muy difícil de franquear para que entren los productos a ella.


Esto se debe a su estructura de finas subcapas y otras sustancias que evitan que cualquier producto entre a ella .



Otra de las grandes funciones de la piel es la de permeabilidad es decir que deja pasar unas sustancias y otras no, la permeabilidad también sirve de protección puesto que no deja que entren a ella sustancias que ella cree que son extrañas… de ser lo contrario bastaría con mojar nuestra piel y estaríamos hidratados.


De allí que si una crema tiene un principio activo de gran tamaño no podrá atravesar esa barrera protectora de la piel y realizar la función que dice poseer.



Para que un producto en este caso una crema reductora o anticelulítica funcione tiene que cumplir diferentes características.



Que sus principios activos sean capaces de penetrar la barrera protectora de la piel, esto se puede lograr con tecnologías nanosomadas o nanoencapsuladas entre otras.



Que tengan la capacidad de activar la circulación circundante en la zona tratada puesto que a mayor activación sanguínea mejor intercambio de oxigenación y como respuesta los tejidos se nutren y consumen energía de reserva de las células #grasas.


En conclusión si! Pero siempre que sean cremas certificadas y con estudios científicos demostrados.



10 vistas
 

Calle del Gral Oraá, 44, 28006 Madrid, Spain

©2020 por Diestética.